chistes
TuWeb
chistes
Mis aficiones
Álbum de Fotos
Mis enlaces
 
chistes

De jaimito:

Jaimito estaba en el salón de clase con sus compañeros, como la profesora no llegaba, todos los alumnos comenzaron a hacer alboroto. Cuando llegó la profesora vio el desorden que había y comenzó a interrogar a los niños.
Juanita, ¿Qué haz hecho tú?
Yo dibujé en la pizarra.
Pedrito, y tú, ¿Qué hiciste?
Yo tiré mi pupitre contra el suelo.
Jaimito, y tú, ¿Qué hiciste?
Yo tiré serpentina por la ventana.
Caramba, aprendan de Jaimito que no es un malcriado como ustedes.
Pero al pasar unos minutos, tocan la puerta de la clase y entra una niña toda golpeada, la profesora le pregunta:
¿Quién eres?
Yo me llamo Serpentina.
OTRO DE JAIMITO:

El profesor repartiendo las notas:
Luisito un diez.
Pedrito un ocho.
Juanito un seis.
Jaimito un cero.
Oiga profesor, ¿Y por qué a mí un cero?
Porque has copiado el examen de Pedrito.
¿Y usted cómo lo sabe?
Porque las cuatro primeras preguntas, están iguales, y en la última pregunta Pedrito respondió: "Esa, no me la sé" y tu has puesto: "Yo tampoco".

UNO PARA VERDI DE ESOS QUE LE GUSTAN:

Nuevo Cajero Automático "DRIVE IN" Directamente desde su coche.
Los clientes podrán sacar dinero de su cuenta sin salir del vehículo. Para poder aprovechar todas las ventajas que ofrece este novedoso sistema, se han dado las siguientes instrucciones a los clientes:
Hombres:
1. Alínie su vehículo junto al cajero automático.
2. Abra la ventanilla.
3. Introduzca su tarjeta de crédito y su código secreto.
4. Indique la cantidad que desea retirar.
5. Retire el importe.
6. Recoja el comprobante.
7. Si lo desea, cierre la ventanilla.
8. Reinicie la marcha.

Mujeres:
1. Acérquese al cajero automático.
2. Vuelva a arrancar el motor que se le ha calado.
3. Vaya en marcha atrás hasta que el cajero vuelva a quedar a su altura.
4. Abra su ventanilla.
5. Vacíe el bolso en el asiento del copiloto y busque su tarjeta de crédito.
6. No es necesario que compruebe ahora su maquillaje en el retrovisor.
7. Intente introducir la tarjeta de crédito.
8. Abra la puerta y salga del vehículo para poder llegar al cajero que ha quedado demasiado lejos.
9. Introduzca la tarjeta de crédito.
10. Retire la tarjeta y vuelva a introducirla en el sentido correcto.
11. Coja el bolso, vacíelo de nuevo y busque en la primera página de su agenda dónde tiene apuntado el número secreto.
12. Introduzca el numero secreto.
13. Presione el botón cancelar e introduzca el número correcto.
14. Indique el importe que desea retirar.
15. No es necesario que utilice ahora su pinta labios ni que vuelva a comprobar el maquillaje en el retrovisor.
16. Recoja la tarjeta, el dinero y el comprobante.
17. Busque el billetero en el bolso y guarde el dinero.
18. Ponga el comprobante en su libreta de cheques.
19. No es necesario todavía arreglarse el pelo.
20. Avance su vehículo 2 metros.
21. Vuelva a retroceder hasta el cajero.
22. Recoja la tarjeta de crédito.
23. Vacíe el bolso para encontrar la funda de la tarjeta.
24. Mire atrás y compruebe la cola que ha originado para poder contárselo a sus amigas.
25. Arranque el motor que se le ha calado.
26. Conduzca 4 ó 5 kilómetros.
27. Quite el freno de mano.

Foto
Foto
Foto

Que bonito es el amor

Estaban dos hombres en el cielo y uno le pregunta al otro:
¿Y tu de qué has muerto?
Congelado, ¿Y tú?
De la risa.
¿Cómo que de la risa?
Sí, es que yo pensaba que mi esposa me estaba engañando con otro hombre, entonces un día le dije que iba a salir por 2 días, pero cuando me fui, regresé ese mismo día para ver si la atrapaba con el otro hombre. Cuando llegué, busqué por toda la casa y no encontré a ningún hombre. Dándome cuenta del error que había cometido empecé a reír y reír hasta que morí.
¡Bruto, si hubieras buscado en la nevera nos hubiéramos salvado los dos!

OTRO CORNUDO:

Dos obreros de la construcción conversan durante el almuerzo:
¿Sabes quién es Miguel de Cervantes?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Al día siguiente, el primero vuelve a preguntar:
¿Sabes quién es Albert Einstein?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Otra vez, siguiente día, el mismo obrero pregunta:
¿Sabes quién es Karl Marx?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Deberías ir a la nocturna.
Entonces el otro, ya harto, le dice:
Y tú, ¿sabes quién es Pedro Toro?
Pues no...
¡Qué tonto eres! Es el tipo que se acuesta con tu mujer, mientras vas a la nocturna.

AHORA UNA RACION DE CHISTES MALOS

1. Había un campo tan verde, tan verde verde, que las ovejas menores de dieciocho años no podían entrar.

2. Había una vez, un tipo tan feo, pero tan feo, pero tan feo, pero tan feo, que con su cara hacia llorar hasta una cebolla.

3. Había una vez un señor tan gordo, que cada vez que daba una vuelta era su cumpleaños.

4. Había una vez un chiste tan, pero tan malo que le pegaba a los chistes más pequeños.

5. Había una vez una ollita que no quería ser olla, y las otras ollas le insistieron y la presionaron tanto para que lo fuera, hasta que se volvió una olla a presión.

6. Había una mujer tan gorda, pero tan gorda, que cuando se pesaba, la balanza decía: Continuará...

7. Había una vez una vaca que se comió un vidrio, y la leche le salió cortada.

8. Había una vez un tipo tan negativo, pero tan negativo que un día se desmayó y en lugar de volver en si volvió en NO.

9. Había una vez una persona tan pobre, tan pobre, tan pobre que no tenia ni hambre.

10. Había una vez un hombre tan viejo, tan tan viejo que vio el arcoiris en blanco y negro.

11. Había una vez un tipo tan, pero tan feo, que cuando nació su mamá no sabía qué escoger; si la placenta o a él.

12. Había una vez un hombre tan pequeño, tan pequeño, que en vez de viajar en metro, viajaba en centímetro.

13. Había una vez un hombre tan pequeño que se subió encima de una canica y dijo: ¡El mundo es mío!

14. Había una vez una ciudad tan seca, pero tan seca, que las vacas daban leche en polvo.

15. Había una vez una señora tan gorda, tan gorda, pero tan gorda, que su ángel de la guarda tenía que dormir en otro cuarto.

16. Qué es una orilla? - 60 minutillos..

17. Había una mujer tan, tan gorda, que para darle el abrazo de año nuevo tenían que empezar desde septiembre.

18. Qué hacen cuatro negros dentro de un coche rojo? Un kit kat.

19. ¿Cuál es el colmo de los futbolistas? tener un hijo pelota.

20. Estaban dos tomates en una nevera, uno dice: - Ay! tengo mucho frío- . Y el otro dice: - Ay!!, un tomate que habla.

21. Pregunta Jaimito a su papá:
- Papá, papá cuando te mueras ¿donarás tus ojos al banco de ojos?
- Si hijo, ¡y los huevos al Flan Royal!


ESCRÍBEME:
Me interesa tu opinión